Cómo eliminar manchas difíciles de la ropa

En esta nota, os compartiremos los mejores trucos y remedios caseros para eliminar la suciedad de tus prendas.

 
 

Una de las peores pesadillas de la vida cotidiana es cuando descubrimos que la ropa que llevamos puesta está manchada. Nos enfada muchísimo, sobre todo cuando es una de nuestras prendas favoritas.

Es muy común encontrar manchas difíciles en los pijamas que vestimos ya que, en muchas ocasiones, llegamos a casa, nos lo ponemos y cenamos o, incluso también, al otro día desayunamos. ¿Cocináis con tu pijama favorito? ¿Miras el fútbol mientras te bebes una copa de vino en tu cómodo conjunto de pijama?

¡Tranquilos! Os compartiremos los mejores trucos para que las manchas en tus prendas sean, solamente, una anécdota.

Cómo eliminar manchas difíciles  

En primer lugar, es importante tener en cuenta algunos consejos generales para quitar definitivamente la mancha de la ropa. Por un lado, nunca debéis dejar que la mancha se seque; cuanto antes intentéis limpiarla mucho mejor, ya que evitaréis que aquello que la ensució se impregne profundamente en las fibras del tejido. Por otro lado, es clave preparar la prenda manchada antes de ponerla en la lavadora, sobre todo cuando la suciedad lleva un tiempo o está muy impregnada.

Por último, recordad que el agua caliente no ayuda a que la mancha salga sino todo lo contrario.

Ahora sí, hablaremos de cómo quitar manchas difíciles pero que suelen ser las más frecuentes. Os enseñaremos a limpiar las suciedades con remedios caseros pero también podéis aplicar reglas básicas como champú seco, pasta de dientes, talco o vinagre.

Dichos productos se aplican directamente sobre la mancha y se dejan actuar 10 minutos a seco. Antes de hacerlo, procurad leer la etiqueta de la prenda para ver si el tejido es delicado ya que, de serlo, no es recomendable utilizar estos métodos. Por ejemplo, nuestros pijamas de hombre y mujer están confeccionados con fibras de tejidos naturales como el algodón, la seda, el bambú y el tencel. Elegimos telas de máxima calidad porque apostamos a la durabilidad y confort de la prenda. Al ser tejidos delicados, exigen mayores cuidados.


Quitar manchas de café 

Primero hay que absorver todo lo que se pueda la mancha de café en la prenda. Para ello, podemos aplicar sal sobre la zona sucia. Luego, si la prenda es de algodón mojamos la zona manchada con un chorro de vinagre blanco y dejamos reposar unos minutos. Luego, con un paño también blanco absorvemos el líquido y finalmente la lavamos en la lavadora de forma habitual. Hacemos hincapié en el color claro para evitar que la prenda en cuestión se destiña.

En caso de ser tejidos más delicados como la seda, el tencel o la lana, ¡yema de huevo diluida en agua! No os sorprendáis pero es uno de los métodos más efectivos para quitar este tipo de manchas.

 

Quitar manchas de vino tinto

Para las manchas de vino tinto, la mejor opción es usar abundante agua fría mientras se frota muy suavemente y de forma circular. De este modo, se evitará que la mancha penetre en las fibras.

El paso previo de la sal puede ayudar, sobre todo, cuando la mancha ya está muy seca y lleva tiempo en la prenda. En este caso, es recomendable dejar la prenda en remojo con agua y detergente un buen rato. Luego, siempre lavar de forma habitual.

 

Quitar manchas de aceite o grasa

Este tipo de suciedades son las más difíciles de quitar, pero también las más habituales. Aquí, es necesario actuar con rapidez. ¡Cuánto antes, mejor! Primero, hay que absorber la mancha con un papel de cocina y luego, diluir en agua bien caliente una cuchara sopera de detergente y aplicar en la mancha frotando en forma de círculos.

 

Resumiendo...  

Por muy difíciles que parezcan, todas las manchas pueden quitarse. Es importante la inmediatez, en la medida de lo posible, pero también no usar la lavadora de buenas a primeras. Si dudas en que pueda salir la suciedad, prueba primero con estos consejos. Verás como la prenda puede seguir con su vida útil y tú ¡disfrutarla!