Con o Sin Pijama – El Búho Nocturno
Trustpilot

Con o Sin Pijama

Frente a la eterna disyuntiva, siempre van a existir suficientes motivos y razones para dormir con Pijama, pues la ripa dormir es sinónimo de higiene y sobre todo orden. Puntos claves que sacan de cualquier discusión o debate el hecho de lo importante que es irse a la cama con un buen pijama.

El uso del pijama es una importante muestra carácter en el hombre, partiendo de estos sencillos pero muy buenos hábitos a la hora del descanso nocturno, ya que dormir muy bien es la prioridad esencial. Entonces, más que la apertura de un debate o discusión, se trata de orden, buena apariencia y costumbres sobre todo correctas. Eso como base de principio para cualquier análisis al respecto de este tema.

Esto es un tema que ha sido objeto de investigaciones muy serias, sobre todo en cuanto a relaciones de parejas e intimidad, pero es que el día a día debe finalizar con un pijama cómodo y que permita alcanzar le máximo nivel de descanso posible, que no es precisamente una camiseta vieja y un pantalón desaliñado.

Comodidad Como Factor Clave

Desde el escenario destinado al descanso, es decir la alcoba, el ritual nocturno involucra una serie de elementos que de lejos pueden parecer algo irrelevantes, pero lo cierto es que influyen de forma directa. Para un adulto, lograr dormir en una habitación desordenada o con signos claros de falta de higiene, es deprimente a la larga, asi que promover lo contrario es absolutamente ilógico.

Por otra parte, al comenzar a revisar en detalle todos aquellos motivos más comunes para usar o no un buen pijama, predomina mucho el factor relacionado a la comodidad a la hora de hacer la elección de esta importante prenda. Se trata pues de la sensación de obtener más que cierta comodidad y pues también protección a los cambios climáticos muy propios.

Evaluar Para Elegir

Tomarse un tiempo para elegir un a prenda de uso diario parce ser lo más lógico y sobre todo común, pero lo cierto es que hay que poner especial cuidado en todos los detalles involucrados en la rutina de descanso nocturno, incluyendo la ropa de cama, calidad de las sábanas, mantas y cobijas, almohadas, entre otros talvez menos relevantes.

Efectivamente, entonces al elegir un buen pijama lo lógico será establecer algunos parámetros que permitan evaluar la ropa de dormir más adecuada e idónea, y de este modo facilitar ese proceso de tomar una decisión que sea realmente satisfactoria en la compra del pijama perfecto como considerar elementos tales como el clima, los textiles más adecuados, el diseño, el ajuste, principalmente, serán algunos de estos factores de comparación entre un pijama u otro.

Los Caballeros Tienen la Última Palabra

Tal cual, los hombres tienen el legítimo derecho a poner sus gustos y elegir sus prendas de vestir, incluyendo la ropa de cama. Y es que esas escenas en que era tarea de las compañeras escoger prendas y sus combinaciones ya quedo en el pasado. Las tendencias en diseño, colores y telas estan también para responder a las demandas en gustos y preferencias de los hombres en todos los escenarios de su día a día cada vez más exigente.

La idea de un hombre vistiendo desaliñado o insípido, gracias a Dios y a la cultura en sus pródigos avances, ha puesto a los caballeros en la oportunidad de expresar su estilo y personalidad al vestir, lo que además es válido. Por supuesto que la opinión femenina siempre se aprecia, incluso a la hora de vestir igual a la hora de dormir. Como nota de que esto también se ha convertido en una costumbre muy habitual entre las parejas.

La higiene, lo cual representa otro punto muy a favor del uso del pijama. La exposición a millones de bacterias es algo común, de este modo además de que le ponemos límites a este asedio con hábitos saludables, ponerse el pijama puede ejercer en gran medida a manera de barrera para cuidar de la salud durante la noche. 

Por supuesto, el pijama debe permitir la transpiración fluida y fresca durante el sueño profundo, además debe ser lo suficientemente amplio, que permita la completa libertad de movimiento durante la noche. No es que dormir en pijama sea incomodo, sino que no es una buena elección y por ende se crea un concepto errado alrededor de uso del pijama.

Dormir Sin Ropa

Dormir al desnudo no puede ni debe ser una opción, puede que, en determinada etapa de la edad adulta, dormir completamente sin ropa sea una creencia de cierta autonomía para algunos caballeros, pero lo cierto es que más temprano que tarde estas costumbres desaliñadas se van abandonando frete a la necesidad de orden y estructura.

Claro que no se puede restar importancia a ciertos gustos y preferencias que han cultivado cierto arraigo, pues la realidad es que paralelo a lo anterior, si existe otra gran parte de la población que duerme sin pijama. Ahora bien, el argumento principal en muy similar a dormir con el pijama y se sostienen sobre esa sensación de comodidad que se necesita para dormir.

Adicionalmente, las personas que sufren de calor, estan realmente convencidas de que les resulta muy difícil dormir con alguna prenda. Lo cierto es que de hecho existen telas y estilos bastante ligeros que se pueden evaluar antes de desechar por completo el uso de un pijama adecuado.

Carácter del Hombre en Pijamas

Sin hacer juicios en falsos clichés, es más bien un asunto que tiene que ver con la actitud ante la vida. Tengamos claro que la imagen del hombre en pijama es la de un caballero de buenas costumbres y hábitos inmejorables como principio, alejado de esa idea de un conservador aburrido.

Habiendo tantas tendencias modernas y estilos clásicos actualizados, esto no cabe duda; esta costumbre de dormir en pijama lo que demuestra es un alto sentido de la higiene, pues usar ropa de dormir es la mejor forma de preservar la limpieza en la cama, colchones, almohadas y sabanas.

El hombre que se acostumbra a dormir en pijama denota una cuidadosa personalidad, sobre todo seriedad, buen gusto, clase y mucha distinción. Es tan relevante como usar traje, corbata, un buen calzado y accesorios complementarios, es un hombre que se esmera en los detalles de su persona, y cree que la imagen es importante en muchos sentidos más que superficiales.

Lo que quiere decir que no se tata se banalidad, sino además de los aspectos relacionados íntimamente a la higiene, sencillamente dormir va asociado a la comodidad y el descanso. Esto lo que quiere decir, es que el hombre debe elegir su ropa de dormir basado en los beneficios en coherencia con la imagen que desee proyectar, asi que cuidado con caer en las exageraciones y la falta de sentido común, sea cual sea el etilo.

Por último, un hombre en pijama en definitiva no pasa de moda, pues no tiene que ver con la edad y no se limita solo a la ostentación superflua sino a los buenos hábitos y costumbres en todos los aspectos de su vida, del día a la noche, del trabajo con sus retos y de las necesarias horas de descanso nocturno.

 

 

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.