El Descanso Después De Los 40 – El Búho Nocturno
Trustpilot

El Descanso Después De Los 40

Se ha estado escribiendo mucho, sobre cómo se ve el sueño y el descanso a cualquier edad. El sueño en la edad adulta joven, hasta el comienzo de la mediana edad es importante, así como también lo es la elección del mejor pijama que se adapte a la necesidad del momento. En esta oportunidad, se hablara sobre como es el descanso, el sueño sobre cómo influye el pijama en estas actividades durante la mediana edad.

En cada etapa de la vida, hay que enfrentar diferentes desafíos para dormir. Pero a menudo, el sueño comienza a complicarse cada vez más durante la mediana edad o los 40. Los cambios en las hormonas que influyen en el sueño y los ritmos circadianos, un mayor riesgo de presencia de afecciones de salud que interfieren con el sueño y la presencia de estrés crónico son algunas de las razones más comunes por las que el sueño tiende a volverse más desafiante a medida que se avanza en la edad.

Si la edad adulta joven ha llegado a la puerta de muchos de los lectores de este artículo, hay que prestar atención al sueño e invertir tiempo y atención en cultivar hábitos de sueño y descanso que son necesarios y saludables. La mediana edad es cuando ese viaje gratis del desorden,  generalmente termina. Para dormir bien y aprovechar los beneficios y la protección de un descanso de alta calidad, debemos prestar atención al sueño todos los días; se debe prestar especial atención al uso del pijama adecuado y ser prudente con su uso. Es útil e importante saber qué esperar del sueño durante estos años y porque hay que cuidarlo y cultivarlo tanto.

Cómo es el Sueño en los Mediados de los 40

Para muchos, por no decir todos, puede sonar familiar, el haber dormido como un tronco a los 20 años y bastante bien a los 30, tal vez incluso a los 40. Luego, en algún momento de los 40 o 50 años, ese sueño comenzó a volverse inestable.  Por lo general, se va a la cama agotado, pero todavía se tiene problemas para conciliar el sueño.

Resulta normal despertarse, al menos una o dos veces por noche, a veces para ir al baño, a veces simplemente porque sí. A menudo, no se duerme hasta el amanecer, se despierta mucho antes de que suene la alarma y se desea poder aprovechar esos 45 minutos u horas adicionales de descanso. Pues, eso es la bienvenida al dormir en la mediana edad.

Estos años son algunos de los más difíciles para dormir, para muchos de los que se encuentran en este rango de edad. Dado todo lo que está sucediendo durante esta etapa de la vida, no es de extrañar que dormir sea particularmente complicado. Muchos durante estos años están en la agonía de la crianza de los hijos y haciendo su mejor esfuerzo para dar todo para trabajar al mismo tiempo. Por lo general, se encuentran ayudando a cuidar a los padres mayores al mismo tiempo que están averiguando cómo pagar la universidad de los niños y financiar su propia jubilación. Estas son solo algunas de las razones por las que el estrés crónico y la preocupación son grandes problemas para dormir durante la mediana edad.

Al mismo tiempo, biológicamente están sucediendo muchas cosas que también hacen que dormir sea más desafiante. Tanto para hombres como para mujeres, las hormonas que promueven un sueño saludable están disminuyendo. Al mismo tiempo, las hormonas que alteran el sueño, incluido el cortisol y otras, a menudo aumentan debido al estrés y la falta continua de sueño.

Los hombres se enfrentan a sus propios cambios hormonales en la mediana edad, incluida una reducción natural de la testosterona, que puede tener un efecto adverso en la calidad del sueño. A su vez, el sueño breve suprime la producción de testosterona, lo que contribuye a más problemas de salud relacionados con el sueño, incluida la apnea obstructiva del sueño y la disfunción sexual.

La arquitectura del sueño continúa cambiando, y también pasa menos tiempo en el sueño profundo (y en un grado más sutil, menos tiempo en el sueño REM). Durante estos años, se pasa más tiempo de sueño en las etapas más ligeras y menos reparadoras del sueño no REM.

Durante estos años, se ve que el insomnio afecta especialmente el aumento de peso y la salud metabólica, tanto en hombres como en mujeres. La combinación de cambios biológicos en curso y horarios diarios estresantes y abarrotados, no es amigable para dormir o hacer ejercicio regular, lo que puede marcar una diferencia real para el sueño y el peso a cualquier edad, y especialmente durante estos años.

Hay qué prestar atención: Apoyar los buenos hábitos y elecciones diarios que estimulan el sueño y evitar los que lo perjudican. Una dieta saludable, la elección y uso de un pijama que ayude a conciliar y mantener el sueño y el descanso, ejercicio regular y atención al manejo del estrés pueden marcar la diferencia para dormir bien durante algunos de los años más ocupados y desafiantes de nuestras vidas.

Centrarse en los fundamentos de la higiene del sueño es un tema importante y que hay siempre que tener en cuenta. Continuar durmiendo bien es completamente posible a medida que se entra en la edad media adulta, pero generalmente no sucede por accidente. Mantener un alto nivel de sueño requiere cierto compromiso y atención a medida que se va envejeciendo. Seguir un horario regular para dormir y despertarse, recibir la luz del sol por la mañana, evitar los estimulantes en los momentos inadecuados, usar pijamas limpios y adecuados a la situación personal propia y a las condiciones climáticas del momento,  puede ayudar a continuar con un sueño reparador a los 40 o más años.

Maneras de Mejorar tanto el Sueño como la Salud Mental

Si bien los problemas de sueño y de salud mental no tienen una solución única para todos, es posible que al descubrir la solución adecuada se pueda hacer maravillas para todos.

Seguir un horario de Sueño Constante

La constancia es clave cuando se trata de descansar cada noche. Un horario de sueño constante es uno de los hábitos de sueño más importantes que se puede crear, conjunto con el uso del pijama. No solo ir a la cama a la misma hora cada noche y despertarse a la misma hora cada mañana puede ayudar a dormir mejor, sino que también puede hacer maravillas con el estado de ánimo y la salud en general.

Esta consistencia puede elevar el estado de ánimo y ayudar a protegerse contra la depresión y la ansiedad, así como contra problemas de salud como presión arterial alta, azúcar en sangre alta y colesterol alto.

Una buena forma de ayudar a dormir en un horario constante es dormir de acuerdo con un cronotipo. El cronotipo está relacionado con el ritmo circadiano del cuerpo, que controla el ciclo de sueño-vigilia. El cronotipo es la inclinación natural del cuerpo a estar despierto o dormido en determinados momentos y varía de persona a persona. Por eso es tan importante cuidar el descanso; respetar las horas de siesta diurna, y el uso del pijama adecuado.

 

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.