El Pijama y Los Diseñadores – El Búho Nocturno
Trustpilot

El Pijama y Los Diseñadores

Bóxers y una camiseta, así es como la mayoría de hombres se ha vestido para la cama desde que se deshicieron de los pijamas de fútbol de la infancia, y más nunca volvió a cambiar. De vez en cuando, si hay suficiente frio, se puede usar un par de pantalones finos de algodón.

Por lo que se puede decir, parece ser la misma conducta con todos los más jóvenes de la generación actual: una camiseta vieja combinada con un par de pantalones cortos o pantalones. Una encuesta realizada en 2004 por ABC News encontró que solo el 13 por ciento de los hombres usaban pijamas, y con una clara tendencia hacia la disminución. Entonces, habría que hacer la pregunta ¿qué pasó con los pijamas? ¿Qué se sabe, de esos trajes formales de dos piezas a juego que evocan imágenes de Dick Van Dyke o Desi Arnaz?

Según historiadores de diseño, se puede señalar que los pijamas, definitivamente no están muertos. En algún lugar, en este instante, los conjuntos de pijamas de alto precio se deben estar vendiendo a alguien. Incluso existen algunas versiones más asequibles, pero si los hombres de hoy las usan o no es una cuestión aparte. Incluso, según un estudio de  la compañía de pijamas Sleep Jones, ha admitido que solo la mitad de sus clientes usan sus pijamas para ir a la cama.

 "Los pijamas son más una declaración de moda ahora”, señalan historiadores de la moda y el diseño en The New School. Agregan que todavía son parte de lo que se considera "el guardarropa de un caballero", y explica que es más probable que estas prendas se encuentren en los armarios de la ciudadanía de clase alta, mientras que los jóvenes promedio de clase media simplemente optan por los bóxers. y una camisa.

Curiosamente, así es exactamente como comenzaron los pijamas. Originalmente, los pijamas, o pijamas, como se escriben fuera de los Estados Unidos, provenían de la moda de la India. Durante los días del imperio británico, los colonos observaron estos pantalones livianos con cordón y pensaron que se veían muy bien, por lo que los trajeron de regreso a Inglaterra con ellos. Pronto, entre la clase alta, el pijama se combinaría con una chaqueta a juego para reemplazar el camisón.

Antes del pijama, los hombres y las mujeres esencialmente usaban lo mismo para ir a la cama. Este atuendo era una camisa larga que se extendía casi hasta el suelo. Para las clases bajas, la camiseta podría haber sido un poco más corta, ya que bien podría haber sido la misma camiseta con la que trabajaron durante el día.

Pronto, estos pijamas novedosos se combinarían con la bata preexistente, más conocida como bata de baño. Este conjunto se convirtió en la prenda popular entre los ricos cuando visitaban a familiares o amigos cercanos en su hogar. Estaban hechos de hermosas telas y tenían diseños intrincados, convirtiéndose en un símbolo de estatus en toda Europa y América.

Para la clase baja, la camisa de dormir persistiría como la ropa de dormir principal hasta algunas décadas en el siglo XX, ya que seguiría siendo la forma más cálida de vestirse en una casa, anterior a la calefacción central. Con cuello alto, mangas amplias y espinilla media o más larga, la camisa de dormir era más cálida que un pijama de dos piezas. No sería hasta la década de 1920, de hecho, que los pijamas comenzarían a abrirse camino en la corriente principal.

Una vez que llegó la calefacción central, de repente, la ropa de dormir se puso de moda en lugar de ser práctica. Los diseños reflejaron varias tendencias de la moda a lo largo de las décadas. Al principio, hubo "mucha influencia de diseño de Oriente". Luego, durante la década de 1930, habría pijamas de aspecto más regio, ya que estaban inspirados en la ropa militar rusa.

La Década de los 50s.

En la década de 1950, los pijamas elegantes estaban siendo reemplazados por prendas de estilos más cómodos e informales hechos de tejidos de punto elásticos en la parte superior y pantalones finos de paño de algodón.  Básicamente, con las telas más baratas llegó una mayor accesibilidad, y en la década de 1950, la camisa de dormir estaba muerta hace mucho tiempo.

A medida que las telas evolucionaron, también lo harían los colores, con rayas, lunares y cualquier otra variedad de diseños que se abrieron paso en los pijamas. El crecimiento de la radio y luego la televisión también jugó un papel, mucho más influenciador de, como y que usar para holgazanear en la casa se volvió más común.

Llegaron los 70s camino a los 80s

En la década de 1970, sin embargo, las cosas cambiaron. Hubo un resurgimiento de los camisones estilo abuelo y los conjuntos de pijamas con batas en satén brillantes, Esta década también vio el nacimiento de la ropa multiusos durante la era de la discoteca, comenzó a aparecer ropa que se podía usar en el trabajo y en la discoteca. Pronto surgió la ropa deportiva, donde la ropa destinada al gimnasio comenzó a usarse en público, especialmente durante la década de 1980 y más allá.

Junto con esta ruptura en las reglas de vestimenta, el conjunto de pijama se convertiría en una víctima. Durante las décadas de 1950 y 1960, un hombre de clase trabajadora podía llegar a casa y caer en una rutina similar a la de un aristócrata, en la que se quitaba el traje y se ponía un suéter, antes de cambiarse una vez más a la cama. Sin embargo, a medida que el ritmo de la vida se aceleraba, la popularidad de los pijamas se erosionaba. Desde las décadas de 1970 y 1980 en adelante, es más probable que los hombres regresasen a casa y se pongan un par de pantalones de chándal o pantalones cortos. No había muchas razones para volver a cambiarse después de eso. Ahora, hoy en día, se toma la cena frente al televisor y se habla por teléfono mientras se está en el baño, lo que rompe todo tipo de reglas de decoro.

Diseñadores Opinan

Si bien algunos pueden ver esto como una ruptura de las normas, los expertos en diseño señalan que una forma más sexy de decirlo es que refleja el auge de la democracia. A medida que se incrementa la conversión en una sociedad más abierta y los muros de la clase se derrumban, la pompa y la formalidad la acompañan. Como ejemplos se señalan a multimillonarios como Steve Jobs y Mark Zuckerberg, que nunca se sabría que son ricos si no se  conocieran sus rostros.

Quizás, entonces, en una época en la que muchos creen que la democracia se está erosionando, ¿podrían volver los pijamas? Bien quizás. Hoy en día, hay algo que la industria de la moda llama el “regreso de la elegancia”, donde la formalidad está regresando. Durante años, las pasarelas de moda masculina han sido pasadas por hombres con sudaderas con capucha y pantalones deportivos, pero como antídoto para eso, algunos diseñadores han ido por el otro lado. No hay nada más que puedas hacer con los pantalones de chándal. Quizás se vea que el péndulo se balancea en la otra dirección y se puede que regrese el atuendo más formal.

Entonces, si bien nuestro futuro pronto puede parecer una pesadilla orwelliana, al menos podemos tener un lindo pijama para tratar de dormir.

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.