Los Hombres y el Ejercicio Físico – El Búho Nocturno
Trustpilot

Los Hombres y el Ejercicio Físico

El ejercicio físico es importante para mantener la condición física, valga la redundancia. Esto, ya que puede contribuir de manera positiva al peso saludable, al desarrollo del cuerpo y al mantenimiento de la densidad ósea, además de aumentar la fuerza muscular y mejorar la movilidad articular. Los hombres y el ejercicio físico son un tema sumamente extenso ya que, dichos procesos implican mucho más allá del objetivo de verse bien.

Y es que, además de ser fundamental para el mantenimiento de la salud, es además un poderoso medio de satisfacción personal. Por otra parte, cuando no se tiene desarrollado un buen hábito y rutina de ejercicio físico, los contras se manifiestan de manera clara en indicios de sobre peso y la imposibilidad de la realización de tareas que anteriormente eran más sencillas.

Actualmente, está una tendencia muy marcada que es la planificación y, en el ámbito de salud y ejercicio para hombres, no se encuentra excluida. Dicha planificación y el auto conocimiento del propio organismo es la base para desarrollar una vida física capaz de mantener la salud del individuo, brindándole beneficios en muchos aspectos, pero aún hay más.

Los Hombres y el Ejercicio Físico: Más que por Estética, Por Salud

Sabemos que la actividad física y el mantenerse activo en si es una de las mejores maneras mantener el cuerpo en buen estado. Pero, más que brindar belleza, también brinda calidad de vida y bienestar.

Y es que, cuando se habla de que el ejercicio físico en los hombres implica mucho más es porque existen un sinfín de beneficios que, cabe destacar, no solamente implica el aspecto y la salud física, sino también la mental.

Es un hecho que el ejercicio mejora el estado de ánimo de forma natural ya que es capaz de aliviar el estrés, la ansiedad y la depresión. Esto gracias a que logra estimular la neurogénesis, es decir, la creación de nuevas neuronas en el hipocampo, o sea en la zona del cerebro asociada al aprendizaje y a la memoria.

Cabe destacar que, además de funcionar como una píldora de la felicidad, una de las funciones principales del ejercicio es que mantiene la aptitud del cuerpo, manteniendo así la fuerza, resistencia y capacidad para funcionar correctamente. También aumenta la fuerza muscular, haciendo así que la persona este más adecuada para realizar otras actividades físicas y ejecutando nuevas tareas de manera más sencilla.

Por otro lado, cuando se hace énfasis en que la actividad física aporta sobre todo a la salud del cuerpo es porque, muchas veces se olvida que verse bien no es tan importante como sentirse bien y este es el principal responsable de mantener al médico alejado. Y es que, está comprobado que pasar demasiado tiempo sentado aumenta el riesgo de que la persona presente enfermedades crónicas por ese tiempo sedentario tan prolongado.

Ser más activo puede ayudar de distintas maneras como el reducir la presión arterial, aumenta los niveles de colesterol, mejora el flujo sanguíneo, mantiene el peso bajo control e incluso evita la pérdida de masa ósea que puede provocar osteoporosis.

No esta demás acotar que, mientras más control en el cuerpo y más actividad física se practica, más gastos médicos se ahorra, tiene menos intervenciones e invierte menos en pastillas que pueden afectar a su organismo.

Una buena rutina de ejercicios acompañado de un pijama clásico y sobre todo muy cómodo proveen de descanso durante la noche, necesario para enfrentar el día con energía y vitalidad.

Beneficios de Ejercitarse

Si bien ya se mencionaron distintos beneficios a nivel de salud, la actividad física también aporta ventajas desde otros aspectos. Por lo menos, es capaz de reducir la necesidad de fumar, haciendo más fácil la tarea de vivir sin tabaco.

Por otro lado, además de que el ejercicio hace más apto el cuerpo, también aumenta su nivel de energía para que pueda hacer más actividades, desde la más fácil hasta la más sencilla, en el trabajo o en la vida cotidiana.

En el tema sexual, el ejercicio aporta muchísimo en este tema debido a que es capaz de mejorar la excitación por el mismo hecho de que, mejora la salud cardiovascular y ayuda a controlar la insulina.

Y como muchos dicen: “cuerpo sano, mente sana”. Esto, gracias a que el ejercicio constante también fomenta una actitud y perspectivas positivas, además de que en la mayoría de los casos mejora la imagen y la confianza personal.

Cómo Empezar Una Rutina de Ejercicios

Cumplir con una rutina de ejercicios normal puede parecer aburrido, pero por algo se empieza. Dependiendo del estado físico que se tenga, este puede iniciar con ejercicios pesados o con algo más básico. Hay que recordar que no todos los cuerpos son iguales y que al momento de hacer ejercicio se debe tener bien claro qué es lo que se quiere hacer y a dónde se quiere llegar ya que, no todas las rutinas funcionan para cumplir las mismas metas.

También, al momento de empezar, es necesario fijar metas precisas y mientras más realistas mejor. Crear una rutina de ejercicio requiere disciplina y, si eres principiante, el trabajo mental que hay que hacer para mantener la constancia es primordial.

Por ello, se recomienda empezar poco a poco realizando por lo menos treinta minutos al día y variando la rutina a lo largo de la semana, haciendo así más practica y entretenida la jornada.

También, hay que estar consciente que existen un sinfín de ejercicios perfectos para alternar las rutinas. Entre los tipos de ejercicios se encuentran aquellos que son dinámicos y aeróbicos, los cuales son los más comunes. Estos ejercicios son aquellos que benefician de sobre manera al sistema cardiovascular debido a que requiere una gran cantidad de oxígeno inspirado.

Además, conllevan una basta producción de energía gracias a la participación de distintos grupos musculares. Este tipo de ejercicios son los más comunes ya que su objetivo principal es aumentar la resistencia física, mantener sano el corazón y mejorar la función del sistema respiratorio.

A diferencia de los ejercicios dinámicos, están los de baja intensidad que tienen como finalidad aumentar la masa muscular, tanto en número como en función; mientras que también mejora la flexibilidad de la estructura ósea, ligamentos y tendones. Por último, están los ejercicios principalmente orientados a obtener un adecuado nivel de relajación muscular.

El Sueño y el Descanso como Factor Fundamental

A pesar de que los hombres por naturaleza tienen un cuerpo resistente y fácilmente pueden adaptarse a las rutinas de ejercicio además de aumentar su resistencia, estos también necesitan descansar.

Cumplir con los tiempos de descanso, incluyendo las horas de sueño nocturno, es fundamental para el desarrollo corporal y su bienestar debido a que, en sí, los músculos tienen que reposar y estirarse. Por esto mismo, no todos los días se puede entrenar arduamente. Dentro de las rutinas de ejercicio se deben respetar los días de descanso, ya sean entre semana o los fines de semana, sobre todo si los hombres realizan ejercicios con pesas constantemente.

Seguido de ello, también se deben cumplir las ocho horas de sueño estipuladas, las cuales favorecen al cuerpo luego de un entrenamiento, como a la mente.

Si bien los objetivos estén bien plasmados y la determinación esté intacta, el descanso y las horas de sueño son religiosas. A pesar de que los hombres que optan por llevar rutinas de ejercicio para mantenerse saludables y por amor propio, deben saber que no existe demostración más clara de autoestima y bienestar que una persona que sabe cuándo descansar y respeta su momento para relajarse, siempre cuando incluya el pijama perfecto.

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.