Ritual de Descanso – El Búho Nocturno
Trustpilot

Ritual de Descanso

El sueño es muy importante. Para una persona normal, son numerosas las tentaciones superfluas que nos apartan de la cama, y muchas más que las que nos atraen hacia ella, intimidad en el mejor de los casos. Los pijamas para hombre deberían ser uno de los primeros artículos que deberíamos tener en cuenta en nuestro ritual diario de descanso. Estas prendas de vestir han tomado cada vez más importancia en la vida de los caballeros para dormir cómoda y plácidamente bajo las cobijas.

Hay varios modelos de estas prendas para hombres, ya que son usados en muchas ocasiones para imprevistos que surgen en el hogar, como salir a dejar la basura en la mañana o recoger un pedido que llegó a casa. Estos cómodos tejidos para dormir deben ser muy versátiles, sobre todo estar elaborados de un material muy cómodo con una tela fabricada para sumergirse en los campos del descanso. Aunque existen muchos diseños, las personas siempre buscan estar en tendencia de la cabeza a los pies.

Vestir a rayas o a cuadros, obviamente es querer lucir bien mientras se duerme. Igual es importante elegir prendas con las que sentirse a gusto como unos pantalones a cuadros con playeras unicolores. Actualmente se encuentra en tendencia el uso de pijamas para hombres de cuadros en tonos rojos, azules agua marino y amarillo. Incluso puede adaptarse al gusto del usuario con estilos de ropa para salir, por supuesto sin perder el norte de buscar la comodidad y obtener el tan anhelado descanso.

Estilo al Dormir

Un hombre con estilo cuida hasta el último detalle de su persona. Por supuesto, descarta dormir desnudo. El hombre que ha triunfado en la vida duerme con pijama. No se acuesta en ropa interior o desnudo en sus sábanas; cuida su ropa de cama, la higiene es una importante prioridad. El pijama ha hecho que el hombre encuentre una perspectiva mucho más amplia y muy clara de su estilo de vida, sólo importa su mundo, preferiblemente el interior. Su ritual.

Ritual del Hombre en Pijama

Un hombre acostumbrado a usar un pijama para dormir es por naturaleza apegado a sus hábitos, forman parte de su carácter y personalidad. Para el, la hora del descanso nocturno es tal vez uno de los momentos más esperados después de un largo día probablemente muy agitado en el trabajo con los retos y responsabilidades.

Lo que es absolutamente normal, esa necesidad imperiosa de recuperar energía, olvidar el exterior por ocho horas permitiendo que el organismo en su integridad, el cuerpo y la mente se recuperen en un anhelado sueño reparador.

Aún más si las rutinas se vuelven pesadas en ciertos momentos y esto puede ocasionar trastornos en el sueño o lo que es lo mismo una dificultad al intentar conciliar ese descanso de sueño profundo.

Para el hombre que duerme en pijama, sus buenos hábitos y costumbres son esenciales, pues reconoce y entiende que su cuerpo funciona como un reloj interno, donde la base de este mecanismo que se encuentra en el cerebro depende de factores ambientales externos que va a impactar en sus rutinas dedicadas al descanso, tales como la luz y la temperatura para dormir.

Preparación Para Dormir

Con la última actividad del día, será fundamental concentrarse en preparar ese espacio para dormir; por ejemplo, si hay que madrugar al día siguiente, dejar lista toda la ropa, maletín con todos los documentos asi como los accesorios como el teléfono listo para usar, esta es una rutina muy importante pues proporciona una sensación de orden y tranquilidad, además de que permite adelantar esas actividades que restan tiempo para el día siguiente.

Nada de dejar asuntos pendientes, el hombre de buenas costumbres y hábitos de orden, hace una lista muy completa de todas y cada una de las tareas que estén pendientes por realizar, de esta manera lo que se permite es poner la mente en absoluto estado apto para el descanso.

A los hombres ordenados además les gusta dormir a la moda, por lo que usar un pijama cómodo y a su gusto es muy importante; pues usar un pijama ligero y cómodo, que le permita libertad de movimientos sin ninguna tensión le garantiza una calidad de descanso.

Rutinas Nocturnas

Cultivar buenas costumbres como darse una ducha, lavarse el rostro para eliminar células muertas o grasa acumulada durante el día, ya que el agua, además de limpiar, también relaja los músculos tanto de la cara como del cuerpo. Una dicha rápida siempre cae muy bien, un buen baño nocturno permitirá un alto nivel de relajación, que el cuerpo libere tensiones. También, aprovechar esos minutos en la ducha para meditar, respirar profundo, dejando las preocupaciones del día a día.

Para un hombre que duerme en pijama, no importa qué tan duro fue su día, tampoco cuán cansado puede estar, un hombre de buenos hábitos antes de dormir se cepilla los dientes, se ocupa y cuida su salud y se va a la cama con esa sensación de frescura y limpieza que aumenta considerablemente sus posibilidades de descanso. Usar pijama es una cultura que trae orden.

Una bebida como parte del ritual previo de descanso es una práctica que trae beneficios, preparar un buen té caliente de manzanilla con efectos de sedación natural, del mismo modo lo más recomendable es que para comer en la cena se trate de porciones en pequeñas cantidades y con alimentos más bien livianos, no conviene ingerir alimentos difíciles de digerir.

Condiciones Ambientales

El descanso nocturno puede verse seriamente afectado por ciertas condiciones ambientales externas, es recomendable entonces evitar lugares con mucha iluminación difíciles de controlar. También se sugiere cerrar bien las ventanas de la habitación.

Hay que considerar el hecho de que, durante la noche, el organismo produce melatonina, esta es la hormona del sueño. Para activarla y que pueda hacer su efecto y de hecho mejorar el descanso, es muy importante propiciar un ambiente con poca luz del exterior. Otro factor clave sin duda alguna es la limpieza. Lavar constantemente sábanas y cobijas, y elegir muy bien una almohada que se acomode a los gustos y posición de dormir.

Desconectarse a la Hora de Dormir

Por último, para completar la rutina, es esencial desconectarse. Dejar el celular fuera de la habitación es lo más recomendable para poder conciliar el sueño, pues tener cerca estos dispositivos móviles puede generar esa tentación de seguir conectado un rato más. Entonces, a la hora de dormir evitar su uso es la sugerencia, así se pone límite al tiempo de conexión respetando el momento del día para descansar.

Por último, parte de esa desconexión incluye apagar la televisión, parte de cultivar esos buenos hábitos es establecer horarios y respetarlos al pie de la letra. Llegó la hora de dormir, esa es la prioridad. El estado ideal de conciencia a la hora de conciliar el sueño es fundamental para completar esta rutina, acostarse, cerrar los ojos, procurar relajarse, respirar de manera mucho más controlada y mantener pensamientos positivos.

Cultivar hábitos y establecer rutinas trae estructura, orden y beneficios a largo plazo. Todo lo relacionado con el descanso nocturno debe ser de interés y de estricto cumplimento para garantizar esa calidad de vida en una dinámica actual tan demandante y muy exigente.

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.